Sociedad

Hay tres chicos con hambre; nadie hace nada

La responsable del merendero Nissi de Ciudad del Plata, Águeda Preza, denunció desatención de parte de las instituciones competentes a un caso de tres chicos con malnutrición crónica que actualmente concurren al servicio.

En San José Ahora Radio, Preza dijo que ha hecho contactos con referentes de Primaria, MIDES, INAU e Intendencia pero no ha obtenido las respuestas que son necesarias para abordar una situación con esas características.

Son dos varones de 3 y 12 años y una niña de 10. El niño de 3 pesa solo 9 kilos; la nena de 10, 20. “Su situación es muy compleja, podría decirse que de abandono” sostuvo la responsable, a pesar de que -añadió- “tienen a su madre en la casa”.

Su llegada al merendero data de hace aproximadamente un mes. Uno de los requisitos de Nissi para ingresar a cualquier chico es que su familia llene una ficha con una serie de datos básicos. “Nos sirve para conocer a la familia, para tomar contacto con ella. Pero en este caso no lo hacía”, relató Preza.

Durante varios días la niña, en particular, iba y se quedaba parada en la puerta pidiendo para entrar. “Águeda ¿me dejás entrar? Me decía. Y yo creía que poniéndome dura iba a lograr que la familia llenara la ficha, pero no fue así. Al final tuve yo que ir hasta la casa”, indicó.

Preza consideró que, en buena medida, la realidad en la que se encuentran es producto también del descuido de la familia. Como ejemplo de ello, dijo que no es raro verlos hasta altas horas de la noche pidiendo dinero en la vía pública para poder comprarse algo.

“El primer peso que agarran lo usan para comprarse un alfajor o cosas así. Ese posiblemente sea su único alimento, que además es una porquería”, enfatizó.

Por otra parte, y aunque prefirió no entrar en detalles, sugirió que padecen maltrato. “Hay un maltrato muy específico, que no quisiera revelarlo, porque más que a las represalias de la familia tengo miedo que los dejen de enviar. Y ahí sí, perderíamos todo contacto. Pero hay circunstancias que pasa sobre todo la niña, que son difíciles”, se limitó a aportar.

“Yo he golpeado todas las puertas habidas y por haber. He conversado con el MIDES, con Betina Alpuy (directora departamental) del INAU… En Políticas Sociales de la Intendencia me dijeron que lo que podían hacer era hablar con el INAU… Pero uno se choca con esta realidad de inoperancia de las personas que tienen que hacer algo”, lamentó.

También intentó obtener alguna ayuda en la escuela a la que concurren, pero tampoco la obtuvo. “La niña ya dejó de ir. La maestra comunitaria la ha ido a buscar un par de veces pero la familia no la manda”, comentó.

Preza se mostró segura de que “son chicos que pueden salir sin ningún problema adelante” si, además de alimento, se les brinda afecto. “La niña me hizo un cuadrito que dice ‘Agueda, te necesito’. Yo creo que eso lo dice todo”.

Tras tomar conocimiento del caso, el intendente Falero tomó contacto con Preza a quien ofreció ayuda con alimentos, así como dialogar con las autoridades del INAU y el MIDES para poder intervenir.

De todas formas, remarcó que “no se trata de una cuestión de ayudar con alimentos, es algo un poco más profundo. Hay que atender a los niños, pero también a su familia”, reclamó.