Policiales

No recomiendan encuentro entre el padre y Pistón

Ps. Gustavo Álvarez

El psicólogo forense conformación en perfilamiento criminal, Gustavo Álvarez, dijo en Radio Carve que un encuentro entre el padre de Micaela Onrrubio y Gabriel Pistón, no es recomendable.

En el informativo de esa emisora, Álvarez consideró que por la franja etaria en la que se encuentra y por sus características psicopáticas, no sería extraño que hubiese cometido delitos similares.

«La actividad delictiva en el psicópata comienza temprano y va decayendo luego de la quinta década, hasta por razones fisiológicas», señaló el especialista.

«El psicópata, cuando mata con esta suerte de ‘expertise’, con esta conducta delictiva, tiene cálculo, conciencia y voluntad. La descripción de sus hechos, a través de testigos, llevan a pensar en la frialdad que caracteriza al psicópata, con un mantenimiento de la conducta aún en estado de indefensión de la víctima», afirmó.

Una personalidad de este tipo «lo que no tiene es capacidad de remordimiento», apuntó.

«En cualquier estructura neurótica normal queda un eco afectivo durante o luego del hecho delictivo. Aquí no aparece ni en el transcurso ni en el momento posterior, porque no se autoinculpa pese a lo abrumadoras de las pruebas», sostuvo Álvarez.

Aseguró que en el terreno de la hipótesis no asombra que exista otra víctima, en alusión al caso de Jimena Basignani. «Sí me inquieta cómo la falta de métodos investigativos lleva a situaciones evitables», comentó.

«A veces, los investigadores toman algunos delitos sin rigor y pueden generar víctimas evitables. Esta muchacha desapareció en 2004 y el tema se terminó», criticó.

Para Álvarez una posible reunión del padre de la víctima con el imputado va a ser más perjudicial que beneficiosa. «Que se le ablande el corazón es algo poco probable por las características del psicópata, que no tiene capacidad empática», remarcó.

Y subrayó: «Otra cosa no menos importante: el psicópata goza en el horror y dolor del otro. No son pocas las veces en que un psicópata, en una situación como esta, juega con la víctima o los familiares de la víctima, dando pistas erróneas, o pidiendo cosas a cambio de dar algo. No es una recomendación, más allá de ser totalmente entendible», dijo.

Álvarez concluyó señalando que personalidades como las del imputado «suelen mantenerse en la negativa incluso en grados absurdos» y «es probable que se mantenga en la negativa total del delito». (en base a transcripción de Montevideo Portal)