Policiales

Destrozaron un rancho del hermano del imputado

Vivimos como presos: mi madre no quiere ir al pueblo, le da vergüenza y tiene miedo de que la gente reaccione», contó el hermano del hombre detenido.

El hermano del imputado por el caso Micaela Onrrubio ha colaborado en la búsqueda de la mujer, pese a su vínculo con el hombre que cumple prisión preventiva por prisión preventiva por un delito de homicidio especialmente agravado.

Ayer, contó a Telenoche 4 que su hermano fue a verlo a su casa el día que la Policía inició la investigación por la desaparición de la joven. «Si lo hizo realmente que pague con todo el peso de la ley», aseguró Ruben.

Contó que ese día su hermano llegó temprano a su casa, se cebó unos mates, fumó un poco de tabaco y salió a lavarse la cara al pozo. En ese momento su madre se levantó y le preguntó qué estaba haciendo tan temprano y en manga corta. El sospechoso le pidió una campera porque tenía frío y luego se echó en la cama de su madre. «Yo le comenté: este tiene problemas con la señora que le alquila, no le ha pagado los alquileres. Mamá se empezó a poner nerviosa y yo le dije que iba a la carnicería a averiguar qué problema tenía», dijo.

«Cuando voy hasta allí veo que había un policía y pregunté qué problema tenía mi hermano con la señora. Me dijo el policía que no podía decir nada porque no estaban haciendo ellos el procedimiento, pero cuando miro estaba toda la policía», comentó.

Según dijo Ruben, son «dos familias destrozadas». «Sufren ellos, sufrimos nosotros.  Tenía un ranchito, que era de mi tía y me lo hicieron pedazos, lo rompieron todo. Vivimos como presos: la vieja mía no quiere ir al pueblo, le da vergüenza y tiene miedo de que la gente reaccione contra ella», agregó.

Contó que ayudaron en la búsqueda y permitieron que se revisara el rancho donde vivía su hermano. «Les mostré todo. Revisamos también los pozos», afirmó.

*Fuentes: Telenoche 4 y Montevideo Portal