Sociedad

Piñeyro y Gutiérrez celebraron descenso de Torque

Foto: facebook

El relator de la emisora Radio 41, Ricardo Piñeyro, expresó este sábado su satisfacción por el descenso del club Torque tras caer ante Fénix 2-1.

En el cierre de su trabajo, durante la transmisión del partido Río Negro-Nacional por la Liga Mayor, Piñeyro manifestó su alegría por lo ocurrido. “Se acabó lo que se daba”, disparó.

Como se recordará, Torque hizo un acuerdo con la Intendencia para utilizar el Casto Martínez Laguarda, pero desde que el mismo fue anunciado, generó polémica.

Una presunta prioridad de uso del escenario que tendría el equipo capitalino por sobre los clubes locales, provocó una particular discusión sobre el asunto.

“No aportaron absolutamente nada. Por suerte descendió Torque. Vinieron con soberbia. El Sr. (Luis) Bruno (su Director Ejecutivoo) vino a vendernos espejitos de colores y nos trató de boludos”, dijo Piñeyro.

“Dios de arriba está mirando, y Torque se fue a la ‘B'” añadió el relator, celebrando la pérdida de categoría del cuadro que gestiona el City Group, dueño -entre otros- del Manchester City.

El comentarista de la emisora, Roberto Hornes, en tono irónico, pidió a Piñeyro que no olvidara que “dejaron una máquina de cortar pasto”.

“Que le devuelvan la máquina de cortar pasto. Por suerte el gran Juan Ramón (Carrasco, técnico de Fénix) hoy, le ganó a Torque”, finalizó.

Por su parte, y para no ser menos, el periodista Jorge Gutiérrez Pérez, a la vez reconocido dirigente de Central y la Liga Mayor, también manifestó su beneplácito por lo sucedido.

“Una pena… ya no tendremos ‘San José City”” escribió Gutiérrez en su muro de facebook.

Es que en aquella conferencia, el Director de Torque no descartó que el club pasara a llamarse de esa manera en el futuro, de haber prosperado su afincamiento en el medio, en virtud del respaldo internacional que posee.

Y agregó: “La ‘farsa’ de Torque, Bruno y asociados. Espero que el ‘analisis’ de su desembarco en San José con sus espejitos de colores sea sincero y con reconocimiento de errores. Cuando no da, no da…”.