Gremiales

La UTRASURPA va otra vez contra Migranja

La UTRASURPA elevará a la órbita penal el caso de los dirigentes sindicales Germán González y Walter Portal, a quienes la empresa Migranja no ha facilitado transporte para llegar hasta sus puestos de trabajo luego de que la Justicia dispusiera su reintegro a los mismos.

El fallo fue producto de una demanda presentada por el gremio contra la firma -al amparo de la ley 17.940- luego de que la citrícola despidiera a seis trabajadores.

Por otra parte, Migranja tampoco les ha abonado los jornales “caídos”, es decir, los que debieron percibir desde el 1° de junio -fecha en la que fueron despedidos- hasta el 25 de julio, día en que la Justicia emitió sentencia.

“Hasta el momento la empresa no sólo no ha pagado los jornales caídos como sentenció la jueza sino que tampoco que nos permiten entrar a trabajar” informó González.

El dirigente y el abogado de la UTRASURPA, Dr. Roberto Placeres, se reunieron este jueves para preparar la acción penal, que se presentara en el transcurso de los próximos días.

“Vamos a dar este paso porque con su actitud Migranja está incumpliendo un fallo judicial”, remarcó el sindicalista. Paralelamente este viernes a las 11 de la mañana, habrá una audiencia por el caso en la sede local del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

“VÍCTIMAS”. González dijo que, sin perjuicio de esta situación, el diferendo que han mantenido con Migranja les ha cerrado las puertas de otras empresas a las que tanto él como Portal han llamado para solicitar trabajo.

“Hemos llamado a más de 20 empresas (…) y todos los gerentes, cuando les decimos nuestros nombres, nos contestan inmediatamente que no por nuestra trayectoria sindical”, indicó.

“Es decir -prosiguió- somos víctimas de un sistema que no respeta los fallos judiciales y el Ministerio de Trabajo mira hacia el costado mientras Migranja y las empresas rurales -tomando en cuenta que estos trabajadores la última vez que percibieron salario fue el 20 de mayo- tratan de apagar esta lucha, estigmatizan, criminalizan y discriminan a los trabajadores de defienden sus derechos y los de sus pares”.