Gremiales

CSGU reclamó media canasta como salario mínimo

Foto: José Gutiérrez

La filial San José de la Confederación Sindical y Gremial del Uruguay (CSGU) reclamó este 1º de mayo un salario mínimo de media canasta básica, es decir de aproximadamente 26 mil pesos.

Fue en el acto que llevó a cabo con motivo del Día de los Trabajadores en la Plaza 4 de Octubre.

En un extenso discurso, de más de media hora, el referente de la CGSU, Alejandro Ferro, calificó de “ridícula” la idea del gobierno de llevarlo a 15 mil pesos en el 2019 asi como el reclamo del PIT-CNT de que se incremente a 16.500. “Nadie puede vivir con esas cantidades”, afirmó Ferro.

Por otra parte, sostuvo que los criterios de aumento que se han manejado en los Consejos de Salarios “degradan” a los trabajadores”.

El sindicalista rechazó también las cifras del Instituto Nacional de Estadística con respecto al desempleo.

“El desempleo es bastante más de lo que se dice, porque se toma en cuenta gente que está haciendo pasantías, que han trabajado uno o dos meses, eso es un error. El desempelo está muy por encima del 10 por ciento”, afirmó.

En materia de Educación, Ferro reclamó que se concrete el 6,1% del PBI para la Enseñanza; en el área de la Salud, pidió que sea “para todos, sin excepciones” y consideró que el Sistema Nacional Integrado de Salud sólo ha servido para que “se enriquezcan las mutualistas”.

El referente de la Confederación también criticó el Plan de Vivienda Sindical que promueve el PIT-CNT, del que “no se ha visto ninguna vivienda hasta el momento”.

Paralelamente, cuestionó que la “mal llamada central sindical” no haya respaldado el Plan de Vivienda Popular promovido por Unidad Popular.

Con respecto a la Ley de Riego, dijo que la filial local de la CSGU promoverá una “intensa campaña” para mejorar la cantidad de firmas que se han recogido hasta el momento en procura de su derogación.

“Es una ley anticonstitucional y desconoce el pronunciamiento popular del 2004″, remarcó.

Ferro dijo que la Confederación busca “retomar las viejas banderas de los derechos de los trabajadores” porque “el movimiento sindical no es un partido político. No le decimos ‘Amén’ a todo lo que dice el gobierno”, enfatizó.

En ese marco, el dirigente criticó la presencia de representantes del PIT-CNT en Venezuela o Brasil, para respaldar a Maduro o a Lula respectivamente. “¿Qué hay que ir hacer a Brasil? Hay que estar defendiendo el salario de los trabajadores, sus condiciones de trabajo”, reclamó.

Del mismo modo, se mostró despreocupado por el “ninguneo” que el PIT-CNT hace de la CSGU. “Están muriendo con los ojos cerrados. No quieren ver que se les está yendo cada vez más gente”, concluyó.