Deportes

Magno Nazaret, ganó la vuelta otra vez

Magno Nazaret (Foto: Luis Claudio Antunes/Bike76)

El último ciclista fue Juan Feijó y Fernando Méndez del Ciudad del Plata ganó la malla de la Cima.

Culminó la 75ª edición de la Vuelta Ciclista del Uruguay, con un gran predominio extranjero, donde los uruguayos solo pudieron ganar en tres etapas, dos de Héctor Aguilar y una de Pablo Anchieri, las restantes  fueron todas de los extranjeros. Precisamente esta última fue del argentino Héctor Lucero del Pocito, segundo fue el brasileño Rafael de Mattos del San Francisco Saude y tercero su compañero de equipo -brasileño- Rodrigo Araujo.

La competencia fue obtenida por tercera vez -como en el 2012 y 2017- por el norteño Magno Nazaret del Funvic de Brasil, segundo Juan Pablo Dotti del SEP de San Juan, Argentina y tercero Federico Agustín Moreira -hijo del recordado Federico Moreira- del Cerro Largo, este fue el mejor uruguayo. Fernando Méndez del Club Ciclista Ciudad del Plata se adjudicó el Premio de la Cima y el Ciudad del plata -en su primera temporada- fue octavo en la general por equipos. Aquí ganó el Funvic de Brasil.

Ciudad del Plata

Fernando Mendez 13º, Néstor Pías 15º, Robert Méndez 18º y Walter González 71º.

Amanecer

Jorge Pablo Rodríguez 38º

Belo Horizonte

Oscar Revetria 57º y Fabian Revetria 75º

El último ciclista

El último en ésta edición 2018 fue un muchacho de Río Branco, su nombre Juan Feijó, excelente ciclista y gran persona…del Centro Uruguay de Vergara equipo de Treinta y Tres, nuevo en el pelotón.

No fue fácil, Juan había sufrido fractura de clavícula hace unos meses y su preparación quedó a la espera de la recuperación y volver a arrancar, no es nada fácil. Pero no aflojó en ninguna etapa de las 10 jornadas. Con la entrega, el tesón, con dolor y sufrimiento, músculos y huesos que duelen, pinchazos y caídas, a veces casi con lágrimas, fue devorando cada km. de los más de 1600 de la 75 VCU.

Tantas horas de entrenamiento luego de trabajar, tanto sacrificio y tiempo dedicado, tenía que dar sus fruto y poder llegar era su meta y lo logró, para regalarle a su equipo, a su pueblo, que lo recibirá con caravana, a su Sra. Alejandra que también es ciclista y sabe lo que se siente y sufre pero también sabe la alegría y emoción que es recibir el aplauso, y el abrazo en la meta, del amigo y la familia, de los acompañantes que luego de 10 días son parte de la familia y sin ellos nada sería posible… En Juan Feijó está cada ciclista de los humildes uruguayos, los que no tienen hoteles ni grandes lujos, pero son parte del pelotón y de la Vuelta Ciclista del Uruguay…Van haciendo historia, porque un ciclista nunca pierde sólo llega más tarde.

*Texto y foto de Juan Werner

Juan Feijó cruzando la meta