Policiales

Ordenan incautar la avioneta y citar a piloto

La jueza penal de Libertad, Dra. Marcela López ordenó la incautación de la avioneta que este domingo se estrelló en el río de la Plata y provocó la muerte del médico chileno Fernando González.

También citó al piloto de la aeronave Rodrigo Artagaveytia y a los testigos que estaban en la playa de San José en el momento del accidente.

Varios de ellos grababan con sus celulares el vuelo rasante de la avioneta momentos antes de que se estrellara en el agua, y por eso pidió a la Policía que consiga esos videos, en el entendido de que al menos uno muestra el momento del impacto.

Como es de orden en estos casos, el Ministerio de Defensa también realiza una investigación para determinar las causas del accidente.

La magistrada pidió a su vez varios exámenes forenses al cuerpo de la víctima, y en particular uno que se realiza al humor vítreo, en la cavidad ocular, una pericia clave en estos casos que sirve para determinar si la víctima había consumido alcohol u otras sustancias.

Según informó Subrayado en base en fuentes judiciales, la espirometría realizada al piloto dio resultado negativo.

Este examen al alcoholemia se realizó el domingo próximo a la medianoche -dijeron las fuentes consultadas- cuando el accidente ocurrió cerca de la hora 17.

La jueza López fue enterada de lo ocurrido a la hora 19 y de inmediato pidió ubicar y detener al piloto, pero sobre la hora 20 le informan que no lo pudieron encontrar.

Más tarde dieron con él en la estancia La Rábida (el piloto dijo que siempre estuvo allí), desde donde partieron en la tarde con la avioneta y donde también estaban las personas que luego en la playa presenciaron el accidente.

Se trata del grupo de sobrevivientes de la tragedia de los Andes, que como todos los años se reúnen con amigos chilenos para recordar lo sucedido en 1972.

Uno de esos chilenos es el médico que falleció el domingo al caer la avioneta al agua. Artagaveytia logró llegar a la costa nadando pero González no pudo.

Según testimonios, el médico dijo que no podía nadar más, que no le daban las fuerzas, y allí lo perdieron de vista.

Varios de los testigos -entre ellos sobrevivientes de los Andes- se tiraron al agua para intentar rescatarlo pero no lo encontraron.

Su cuerpo fue hallado este lunes cerca del mediodía en la playa de San José, a unos cuatro kilómetros de distancia de donde ocurrió el accidente.