Policiales

Lo efectuado “se ajustó a lo que se debe hacer”

Insp. William Martínez

El Jefe de Policía, Insp. William Martínez, dijo que la actuación del personal que intervino en el homicidio del barrio Las Palmas para establecer la identidad del fallecido, fue “correcta”.

Martínez encabezó una conferencia de prensa este lunes en Jefatura, con el objetivo de informar sobre la manera en que se procedió al respecto, tras varias versiones surgidas luego del episodio.

Según indicó, los primeros pasos se dieron en base a lo aportado por un testigo, ya que el muerto se encontraba sin identificación. “Lo único que tenía era una llave”, señaló.

De acuerdo a la información que brindó ese testigo, se contactó a una familia a la que se solicitó concurrir al Hospital para confirmar o descartar su identidad.

“Nunca fuimos a decirle que tal persona había fallecido. Lo que se les pidió fue que fueran a corroborar o descartar la identidad”, precisó Martínez. Quien asistió dijo que se trataba de su hermano.

Sin embargo, un par de horas después, otro familiar llamó al teléfono de quien hasta el momento se suponía sin vida, obteniendo respuesta, por lo que esa confirmación fue descartada.

Por ello comenzó a manejarse otro nombre. Un tío de quien ahora se suponía era la víctima fue quien se acercó hasta el centro asistencial para reconocer a la misma como su sobrino.

Luego, con la llave que poseía fue posible abrir la puerta de la vivienda en la que residía y acceder a su documentación, para confirmar plenamente que se trataba de Gonzalo Federico Gutiérrez de 34 años.

Rato más tarde, el correspondiente informe de la Dirección Nacional de Policía Científica elaborado en base a sus huellas dactilares, terminó de echar luz sobre el punto.

Martínez dijo que el proceder del personal “se ajustó perfectamente a lo que se debe hacer” ya que el objetivo fue que la familia del occiso tomara conocimiento del hecho lo más pronto posible.

“En base al método empírico se establece una hipótesis y se actúa. Lo primero que tuvimos fue lo que nos dijo el testigo y sobre esa base se trabajó. Es lo que se hace siempre”, enfatizó.

El Jefe ofreció disculpas a la primera familia contactada y señaló comprender su indignación. Aun así, ratificó la manera en la que se procedió.

El titular del Comando señaló también que la falta en San José de una terminal para identificar a alguien por sus huellas dactilares conspiró desfavorablemente en el episodio.

Finalmente, dijo que el bar en que los protagonistas del hecho comenzaron a a discutir es por cuarta vez el punto de origen de diferencias entre personas que dan lugar a episodios de agresión.

Al respecto indicó que es información que está en manos de las “autoridades competentes” para que, de considerarlo pertinente, tomen medidas contra el local.