Policiales

Jefe de Policía descartó de plano hipótesis de sicariato

El Jefe de Policía de San José, Insp. William Martínez y el Director de Investigaciones, Com. Mayor Luis Carrato, detallaron el accionar policial en la investigación por el crimen de Susana Odriozola, que terminó con el procesamiento de los responsables del hecho.

“Lo primero que queremos expresar es nuestro sentimiento de pésame y acompañamos la congoja de la familia”, comenzó diciendo el Jefe del comando, en una conferencia de prensa brindada tras conocerse el fallo judicial del caso.

“Siempre investigamos el hecho como un arrebato o una rapiña frustrada”, dijo por su parte el Director de Investigaciones, Luis Carrato, quien estuvo a cargo del equipo conformado para esclarecer el hecho.

“El sábado recibimos una información que nos guió a dos personas que podrían haber sido los autores, uno de ellos en los interrogatorios confesó. Relató que habían salido a concretar un arrebato, en esas circunstancias cruzaron a la hoy fallecida, uno de ellos se bajó de la moto e intentó arrebatarle la cartera, se la tironeó en varias oportunidades, en uno de los intentos de arrebatársela, se le disparó el arma“, explicó.

Carrato, informó que sólo uno de los hoy procesados confesó el hecho, y que tras las indagatorias se pudo dar con el paradero del vehículo utilizado en la maniobra, pero no con el arma utilizada.

“En base al peritaje realizado al proyectil, se estableció el calibre del arma, el delito fue cometido con un revolver calibre 32. Durante ese mismo peritaje de la autopsia (…) se estableció la distancia del disparo, examinando las características de la herida”, explicó por su parte Martínez.

Y prosiguió, “esta investigación tuvo un primer final, pero la recaudación de material sigue, a fin de establecer si la pareja de delincuentes fue partícipe de hechos de similares características (rapiñas), ocurridas unos minutos antes, en las áreas próximas a la ocurrencia de este homicidio”.

Sobre la hipótesis de un crimen premeditado, el Jefe del comando indicó que “no hubo ningún elemento que indicara que a raíz de sus funciones como alguacil en el ámbito penal, hubiera alguna persona o algún indicio que pudiera llevarnos a pensar que como consecuencia de algunas tareas, hubiese podido originarse algún rencor o alguna reacción por parte de alguna persona”.

“Teniendo en cuenta el grado de parentesco de la víctima con una reconocida juez penal, tampoco surgió desde ese punto ningún elemento que a nosotros nos llevara a pensar que esto pudiera haberse tratado de un crimen por encargo”, explicó.

Martínez dijo que tras el suceso, inédito en el departamento, el comando trabajará en “redoblar los esfuerzos para continuar siendo lo más eficientes posibles y como hasta ahora dando lo mejor de nosotros para brindarle a nuestra sociedad el servicio que realmente merece y nos reclama día a día”.

El autor del homicidio, Pablo Adrián Cedrés Viera tiene 33 años de edad, es poseedor de cinco delitos de hurto, dos de receptación, uno por violencia privada, y uno por lesiones personales (tentativa de homicidio).

El coautor del hecho, César Gustavo Ferreira Machado de 24 años de edad, es poseedor de un total de seis antecedentes por hurto.

Conferencia de prensa completa AQUÍ