Policiales

[Tragedia] Le robaron la vida a una familia inocente

Las cuatro víctimas fatales eran de nacionalidad argentina y fueron impactados de frente por un automóvil en el que viajaban cinco delincuentes y que invadió la senda; cuatro de los malhechores también murieron.

En la pasada madrugada Gastón Monti su señora Jésica Núñez Quintana –de 35 y 33 años- y sus dos hijos, Isabela e Ignacio – de 2 y 8 años- viajaban en su auto Toyota Ethios Sedan matriculado en Argentina con la placa PNG 061 por la ruta 1. Cuando el reloj marcaba las 02:40 y ellos estaban a la altura del Km. 48, sus vidas se apagaron repentinamente tras ser impactados de frente por otro vehículo que invadió la senda.

Poco después se sabría que éste segundo vehículo, un Volkswagen Gol de color rojo y requerido por hurto por Jefatura de Montevideo, era ocupado por cinco delincuentes, de los cuales cuatro perdieron la vida y el restante sufrió lesiones de entidad, por lo que debió ser trasladado a un centro asistencial.

Minutos antes los malhechores habían llegado a la sucursal de ANDA (Asociación Nacional de Afiliados) ubicada en calle 25 de Agosto N° 1116 de la ciudad de Libertad, desde donde pretendían llevarse dinero. Rompieron una puerta blindex e ingresaron al local sustrayendo dos buzones -en principio se habló de cajas fuertes- que a la postre se conocería no tenían nada de efectivo en su interior. En uno de ellos, lo único que se encontró fue una arma de fuego que era utilizada por los funcionarios de seguridad.

Local de ANDA al que llegaron los delincuentes

La presencia de los delincuentes activó las alarmas por lo que rápidamente la policía se hizo presente en el lugar iniciándose una persecución. Se presume que los velocímetros de los vehículos involucrados pasaban ampliamente los 150 kilómetros por hora. Tanto el Volkswagen Gol como el móvil policial salieron de la planta urbana y se adentraron por la ruta 1 rumbo a Montevideo. Al llegar al kilómetro 48 el conductor del vehículo en fuga -que circulaba con las luces apagadas– tomó una decisión fatal: invadió la senda contraria.

De frente venía un automóvil matriculado en Colonia, cuyo conductor maniobró evitando así chocar frontalmente. Detrás de éste circulaba otro auto de color blanco con matricula argentina y ocupado por cuatro personas, un hombre y una mujer mayores de edad identificados como Gastón Monti y Jésica Núñez Quintana y sus dos pequeños hijos, Ignacio de 8 años e Isabela de 2 años.

La familia volvía a La Plata de donde era oriunda, tras pasar sus vacaciones en Uruguay. La colisión fue inevitable. Tal fue la magnitud del impacto registrado frente a la fábrica de la petroquímica Dirox, que de las nueve personas involucradas siete fallecieron en el acto. La niña murió poco después mientras era trasladada por una unidad de emergencia móvil.

Según informa Clarín de Argentina, Monti era Oficial Subinspector de la Policía Bonaerense y se desempeñaba como custodio de Estela de Carlotto, presidenta de la organización Abuelas de Plaza de Mayo. Precisamente Carlotto, al enterarse de la tragedia dijo: “Estoy tan acongojada como si fuera parte de mi familia. Como si fuera un nieto más. No hacía mucho que trabajaba conmigo, pero le había tomado cariño“. La esposa de Monti, Jésica, era docente.

Al impacto sólo sobrevivió uno de los delincuentes que en primera instancia trató de darse a la fuga, siendo capturado por los policías actuantes. Inmediatamente fue trasladado a un centro asistencial  de San José y horas más tarde llevado a Montevideo donde sería operado. Tiene 19 años de edad y antecedentes por hurto especialmente agravado en el departamento de Colonia, por lo que permanece con custodia policial.

Diario El Observador indica que otros tres de los delincuentes fallecidos, uno de 20 años, otro de 30 años, y un tercero de 47 años también contaban con antecedentes penales. El cuarto asaltante, que también murió a causa del accidente, tenía 19 años y cuatro requisitorias.

Fueron identificados como Matías Nicolás Maciel Folch -18 años-, Andrés Fabián Da Cunha Da Cunha -20 años-, Wilson Eduardo Fernández Salvarrey -45 años- y Jorge Gabriel Fernández Escoto -20 años-.

Ellos, los delincuentes, murieron en su ley, huyendo tras pretender robar dinero, pero lo único que consiguieron fue arrebatare la vida a una familia inocente de argentinos, y terminaron pagando un precio muy elevado, que se saldó con sus propias vidas.

Las imágenes captadas por la cámara de San José Ahora son más que elocuentes. La ruta permaneció cortada durante varias horas y las labores de rescate de los cuerpos estuvieron a cargo de Bomberos.

Parte oficial textual emitido por la Policía de San José:

SINIESTRO DE TRANSITO FATAL

En Seccional Séptima próximo a la hora 02:40 se toma conocimiento de un hurto en proceso en el local de ANDA de esa Ciudad, concurre al lugar móvil policial avistando un auto marca Volkswagen modelo Gol de color rojo (requerido por hurto por Jefatura de Montevideo) iniciando una persecución por Ruta 1  rumbo a Montevideo, al llegar a km 48 aprox. ingresan al carril contrario colisionando en forma frontal con otro vehículo matricula Argentina  en el cual viajaban 2 personas mayores y dos menores. Al arribo del personal Policial se constato el fallecimiento de 4 personas que viajaban en auto VW mientras que el quinto es trasladado a un Centro Asistencial.

En el auto Argentino se constato el fallecimiento de dos personas mayores (mujer y hombre) y de un menor (niño) siendo trasladada una niña a un Centro Asistencial falleciendo.

Del local de ANDA fueron sustraídas 2 cajas fuertes las que se incautaron próximo al auto Vw  Gol.

Se hicieron presente en el lugar Juez Letrada Dra. LOPEZ, fiscal, forense, Comando de esta Jefatura y personal de Policía Científica, Policía Nacional de Transito, Dirección  Nacional de Bomberos.

Se entablo comunicación con el Consulado de Argentina para informar los hechos.-

*Por CésarReyes *Fotos: José Gutiérrez