Seguridad

La sociedad se levanta contra la delincuencia

La serie de delitos de todo tipo registrados en los últimos tiempos en el departamento de San José, generan profunda preocupación y malestar entre la población. Muchos consideran que las personas de buen vivir están “presas” en sus viviendas mientras que los delincuentes gozan de libertad e impunidad.

El disparo recibido por un comerciante en Rodríguez parece haber sido “la gota que derramó el vaso” de la paciencia de los habitantes de aquella ciudad.

Fue así que casi de manera espontánea un grupo de vecinos de la ex villa dejaron la pasividad de la mera queja y se comenzaron a reunir, convocaron a autoridades y plantearon posibles soluciones como colocar cámaras o reforzar la presencia policial en la zona.

En las últimas horas vecinos del Barrio Cementerio también iniciaron una campaña de recolección de firmas, dado que consideran “imposible” seguir en la situación en la que se encuentran, en la que muchos de ellos han sido víctimas de la delincuencia en varias oportunidades.

Este sábado en Ciudad del Plata, un grupo de vecinos está convocando a una concentración y corte en la Ruta 1 a la altura del kilómetro Km. 32. ¿Qué reclaman? Lo mismo, más presencia policial para bajar los índices de delincuencia que actualmente se vienen registrando en esa zona, en muchos casos rapiñas, delincuentes que abordan a personas y mediante amenazas con armas de fuego, blancas o lo que tengan a mano exigen la entrega de las pertenencias, que puede ser dinero, un celular, una moto…lo que sea.

Tiempo atrás en la ciudad de Libertad varios vecinos procuraron reunirse con los representantes del Poder Judicial de esa zona, pero no tuvieron los resultados esperados. Allí, últimamente, los hurtos en viviendas, comercios y hasta instituciones educativas han sido moneda corriente.

En la capital departamental, habitantes del complejo La Redota, ubicado en la intersección de las calles México y Venezuela, clamaron “de corazón” por más seguridad en esa zona, el planteo se lo hicieron llegar a los ediles en la Junta Departamental. Afirmaron que el lugar es “tierra de nadie” y que son “rehenes” de la situación.

Productores rurales de varios puntos del departamento, pequeños en muchos de los casos, ya han mantenido encuentros con autoridades policiales; en su caso son los abigeatos los delitos que les quitan el sueño, ya que en ocasiones la faena de un animal por parte de los malhechores les puede estar representando una pérdida importante de su capital para subsistir en el de por sí duro ambiente rural.

Muchas personas han sido las víctimas de hurtos en la vía pública y a plena la luz del día, en la mayoría de los casos mujeres de la tercera edad. A otros les han llevado la moto que con tanto sacrificio se compraron, muchas veces para trabajar. Pedreas a ómnibus y camiones. Casos de violencia de todo tipo, heridos de bala en plena calle, ejecuciones y hasta un decapitado.

En Ciudad del Plata son recurrentes las rapiñas, a gente que espera o baja de un ómnibus en una garita, alguien que va caminando, atiende su comercio o directamente va transitando en bicicleta o moto, como le sucedió a una niña de 12 años de edad hace pocas horas, a quien los delincuentes amenazaron con un arma de fuego para sustraerle el birrodado en el que circulaba (en infracción) por Colonia Wilson.

Hay quienes opinan que desde que “entró la falopa” al departamento se pudrió todo. Otros que los delincuentes la tienen muy fácil para llevar a cabo sus fechorías. Están quienes dicen que “la policía no hace nada”. Otros defienden el accionar de los uniformados, que han capturado a delincuentes in fraganti, pero cuestionan a la Justicia, que muchas veces los deja en libertad. Mientras tanto, los que van a parar a la cárcel, se sumergen en un mundo hostil y violento. Por su parte, los representantes del Poder Judicial argumentan que ellos se ajustan al Código Penal.

Otros muchos cuestionan duramente al Ministro del Interior, Eduardo Bonomi, quien en las últimas horas manifestó a diario El País que en San José las rapiñas habían bajado más del 10%. Esto provocó molestia entre muchos habitantes del departamento, quienes aseguran que dicha cifra no se ajusta a la realidad.

Bonomi estaría llegando a San José en el transcurso del mes de octubre, cuando el Consejo de Ministros sesione en la capital departamental, y ya hay quienes evalúan hacerle llegar sus inquietudes en persona.

Al parecer en la actualidad la calle no es un lugar seguro por lo que hay que andar con cuidado. Hay quienes aseguran que la gente honesta y trabajadora supera ampliamente a los delincuentes, el tema es que hacen mucho más “ruido” los segundos.

Lo cierto es que hasta este momento la delincuencia le ha robado a la sociedad un bien mucho más valioso que un televisor, dinero en efectivo, un celular o una moto…le robaron la tranquilidad típica de pueblo del interior…no obstante aún queda otro bien aún más valioso: la esperanza de que a esta situación se le puede poner freno y revertirla en beneficio de las personas honestas, el día que nos arrebaten eso, muy lejos estaremos de ser lo que fuimos… y pasaremos a vivir en un pueblo de cowboys.

Esto lo escribió: César Reyes