Lectura

[LECTURA] Por la espalda

Desde que se mudó al barrio Luís sabía que era peligroso. Durante las horas de luz solar no tanto, pero en la noche no era bueno acercarse al puente donde nacía la avenida, ubicado a una cuadra y media de su apartamento.

Debajo de la estructura, los cartones amontonados dando forma a improvisadas “casas” de vagabundos, el olor a orina y los perros flacos que deambulaban siempre por ahí, daban a las claras la sensación de ser un lugar inapropiado para las “personas de bien”.

Pese a todo eso y por evitar caminar más cuadras para acceder a un paso peatonal que le representaba varios minutos más en el camino a su trabajo, Luís había juntado coraje y después de meditarlo bastante se decidió a cruzar por debajo del puente. Total, a las ocho de la mañana, con el sol ya alto y yendo con cuidado, ¿qué le podría pasar?, “nada”, pensó…

[CLIC AQUÍ PARA SEGUIR LEYENDO EN SEMECANTA.COM]