Sociedad

Sólo un cromosoma de más

Se celebra este lunes 21 de marzo el Día Mundial del Síndrome de Down: “La mayor dificultad que tiene el Síndrome es la aceptación social”.

“Las personas con discapacidad, incluidas las que tienen síndrome de Down, son algo más que personas necesitadas de asistencia: son agentes de cambio que pueden impulsar el progreso en toda la sociedad, y debemos escuchar su voz mientras nos esforzamos por alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible”; este fue el mensaje del secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en el Día Mundial del Síndrome de Down.

La elección del día de la celebración tuvo que ver con el nombre del trastorno genético de estas personas, denominado trisonomía del par 21 (presencia de una copia extra del cromosoma 21), de ahí el día 21 del mes 3.

En el departamento de San José, la Asociación Down, dirigida por Mercedes Pereda, atiende a más de 40 personas de distintos puntos.

La mayor dificultad que tiene el síndrome es la aceptación social”, expresó Pereda, agregando que “a estas personas el síndrome no les impide cantar, bailar, nadar y ser felices, y si es estimulado tempranamente puede convertirse en una persona como todas, insertada laboralmente, pero siempre hay cierto temor, cierto rechazo. El ser perfecto no existe y la sociedad tiene que caminar más hacia la apertura de diferencias. Luchamos por la integración social, por la aceptación del síndrome”.

La ONG italiana COORDAWN realizó una campaña bajo el hastag #howdoyouseeme (¿Cómo me ves?) donde se presenta la vida de Anna Rose de 19 años de edad.

Se trata de una estudiante universitaria, que trabaja medio horario en un centro de fisioterapia y que además disfruta del básquetbol y de la natación. Una joven que tiene síndrome de Down y que vive una vida igual a la de las otras chicas de su edad.